Author Archives: Eduardo Spollansky

M I S I Ó N

Ser una compañía integral, de tamaño medio, capaz de atender cualquier necesidad de limpieza de nuestros clientes.

Captar y retener a los clientes, mediante la calidad del trabajo de nuestros auxiliares y la rapidez en solucionar los problemas que se presenten. Distinguirnos por el compromiso de todas las áreas de la empresa, de dar un servicio de excelencia.

Valorar y respetar las opiniones e ideas de los demás compañeros de trabajo, generando un grato ambiente laboral, con respeto a la jerarquía y al reglamento interno.

 

V I S I Ó N

Posicionarnos como la empresa líder de tamaño medio del mercado, distinguida por su compromiso con el cumplimiento de sus funciones.

Ampliar nuestros horizontes, ya sea por la vía de agregar nuevas funciones para ofrecer a los clientes y/o por la vía geográfica, abriendo operaciones en otras ciudades de Chile.

 

V A L O R E S

Honestidad y transparencia deben ser nuestros más importantes valores. Pensar y hacer siempre lo correcto, buscando lo mejor para la compañía y generando la mayor rentabilidad posible.

Confiabilidad debe ser nuestro sello distintivo, tanto por la honorabilidad con que nos comportamos, como por ser capaces de enfrentar con éxito cualquier desafío que nos proponemos.

Trato respetuoso, hacia jefes, pares, colaboradores y entorno externo.

Estricto apego a las reglas y procedimientos, tanto internos como aquellos establecidos por las autoridades pertinentes.

Desinfección

Conceptos como el de “edificio enfermo” nos alertan sobre la importancia de preservar nuestras viviendas de la acción de microorganismos nocivos.
Destacaremos algunos aspectos de este problema, a tener en cuenta especialmente.

Contaminación parasitaria en las fachadas

La mayor parte de los microorganismos, especialmente los mohos, se propagan a través del aire. Así, una fachada o patio de luces contaminado por microorganismos, soporta el riesgo de que éstos se transmitan al interior.

Los mohos provocan diferentes tipos de reacciones patológicas en los seres humanos (por contacto, por inhalación, etc.). Generan en el ambiente unos metabolitos secundarios tóxicos llamados micotoxinas, de los que se conocen unas 3.000 variedades. Una de las micotoxinas más conocidas es la producida por los hongos microscópicos del género Aspergillus.
Estos microorganismos están vinculados, de manera demostrada, al polvo y a los escombros generados en los procesos de construcción y rehabilitación, dentro o en las proximidades de establecimientos hospitalarios. Para estos casos de reformas ya se han establecido protocolos de actuación sanitarios.
Sirva esto de ejemplo para alertar, por un lado, del parcial desconocimiento que podemos tener sobre lo que afectan a nuestra salud ciertos microorganismos, y por otro, para constatar lo nociva que es su presencia en nuestro entorno (tanto interior como exterior).

Evidentemente, los microorganismos degradan los revestimientos de nuestras fachadas. Muchos de los materiales utilizados en la construcción son empleados como fuente “nutritiva” por algunos de estos organismos. Como todos ellos están necesitados de humedad para su desarrollo y propagación, son un problema más a unirse a los efectos de degradación que el agua produce en las fachadas.